Invertir más allá del sector inmobiliario puede ofrecer ventajas únicas y diversos beneficios, pero también conlleva ciertas desventajas. En este post, vamos a ver algunas de ellas para ayudarte a tomar decisiones informadas y optimizar tu cartera financiera.

Es crucial entender tanto sus beneficios como sus riesgos.

 

Qué y dónde.

 

Hablamos de las inversiones no inmobiliarias. Son aquellas que no implican la compra, venta o gestión de bienes raíces. En lugar de en propiedades físicas, estas inversiones se centran en una amplia gama de activos financieros y comerciales. Algunas de las formas más comunes de inversiones no inmobiliarias incluyen:

  • Acciones y bonos: porque comprar acciones de empresas te convierte en accionista. Los bonos, por otro lado, son instrumentos de deuda emitidos por empresas o gobiernos que pagan intereses a lo largo del tiempo.
  • Fondos de inversión: y son los fondos mutuos y los fondos cotizados en bolsa (ETFs). Ambos permiten a los inversores comprar una cartera diversificada de acciones, bonos u otros activos. Son gestionados por profesionales y ofrecen una manera fácil de diversificar la inversión.
    «Criptomonedas»: aunque pueden ser volátiles, también ofrecen buenas oportunidades.
  • Metales preciosos: oro, plata, platino… es una forma tradicional de proteger el valor del dinero frente a la inflación y la incertidumbre económica.
  • Materias primas: los commodities incluyen productos como el petróleo, el gas natural, el trigo y el café. Se puede invertir en estos productos de forma directa o a través de lo que se conoce como «Contratos de futuros y opciones».
  • Arte y coleccionables: obras de arte, antigüedades, vinos finos y otros objetos de colección pueden ser inversiones lucrativas. El valor de estos activos puede aumentar con el tiempo, aunque también requieren un conocimiento especializado y un mercado adecuado para su venta.
  • Capital privado y capital de riesgo: invertir en startups y empresas privadas. Suelen estar disponibles para inversores acreditados y fondos de inversión especializados.
  • Depósitos bancarios y cuentas de ahorro: aunque ofrecen rendimientos más bajos son opciones seguras.

 

Inversiones no inmobiliarias

 

Oportunidades y riesgos.

 

Ventajas:

 

  • Diversificación: permite diversificar el riesgo. Si un tipo de inversión no funciona bien, las pérdidas pueden compensarse con el rendimiento de otros activos.
  • Liquidez: muchas, como acciones y bonos, son altamente líquidas; significa que puedes comprar y vender con relativa facilidad y rapidez, accediendo a tu dinero cuando lo necesites.
  • Acceso a diferentes mercados.
  • Potencial de altos rendimientos.
  • Flexibilidad: puedes ajustar tu cartera de acuerdo con tus objetivos financieros, tolerancia al riesgo y horizonte temporal.

 

Desventajas:

 

  • Volatilidad: lo que significa que el valor puede fluctuar bastante en un corto período.
  • Riesgo de pérdida total: una empresa puede ir a la quiebra, haciendo que sus acciones sean inútiles, o una «criptomoneda» puede desplomarse, por ejemplo, debido a regulaciones o fallos técnicos.
  • Necesidad de conocimiento especializado: y es que la falta de este conocimiento puede llevar a decisiones de inversión que terminen en fracaso.
  • Influencia externa: los activos financieros están sujetos a una amplia gama de influencias externas, como cambios en la política económica, regulaciones gubernamentales, eventos geopolíticos y crisis
  • financieras, que pueden afectar negativamente el rendimiento de las inversiones.
  • Comisiones y tarifas: sobre todo si las transacciones son frecuentes.

 

Inversiones no inmobiliarias

 

Confía en Rial.

 

Elegir a Rial para aprender y gestionar tus inversiones ofrece múltiples beneficios:

  1. Experiencia y conocimiento profundo.
  2. Enfoque personalizado.
  3. Diversificación de opciones.
  4. Transparencia y confianza.

 

Otras preguntas.

 

¿Por qué es importante la diversificación en la inversión?

 

Al depender de un varios tipos de inversión, puedes mitigar las pérdidas si uno de los activos está resultando poco satisfactorio.

 

¿Puedo retirar mis fondos en cualquier momento?

 

La mayoría de las inversiones que gestionamos son líquidas, lo que significa que puedes acceder a tus fondos en cualquier momento. Y siempre consultando primero con tu asesor de Rial para comprender las implicaciones.

 

¿Cómo puedo saber si una inversión es adecuada para mí?

 

Porque antes de nada somos nosotros quienes recomendaremos inversiones que se alineen con tu perfil y proporcionen el mejor potencial de rendimiento según tus circunstancias personales.

 

¿Puedo cambiar mi estrategia de inversión con el tiempo?

 

Sí, además debe reflejar esos cambios en tus objetivos, situación financiera o condiciones del mercado. Nuestro equipo trabaja contigo para asegurar que tu plan de inversión se mantenga relevante y efectivo.

 

Inversiones no inmobiliarias