Tener en cuenta cómo funciona un póliza de crédito es algo más que saber qué es para qué sirve.

Aquí lo vemos como una red de seguridad financiera que ofrece flexibilidad y liquidez a las empresas, permitiéndoles manejar sus finanzas de manera más dinámica en un entorno empresarial cambiante.

 

Qué es una póliza de crédito

 

Es, en esencia, una herramienta financiera. Se emplea para dar liquidez y flexibilidad a las empresas que la solicitan. Como un acuerdo, que permite a la empresa acceder a una línea de crédito preconcedida.

A diferencia de un préstamo tradicional, donde se recibe una suma fija, esta brinda la posibilidad de tomar fondos según las necesidades inmediatas de la empresa hasta cierto límite.

Los intereses se pagan sobre la cantidad realmente utilizada.

La clave está en la confianza; entre la empresa y la entidad financiera que la concede. La empresa tiene la libertad de retirar fondos según sus necesidades, pero siempre dentro de los límites acordados.

Los términos, tasas de interés y condiciones específicas serán diferentes. Por ello es de vital importancia que se comprendan antes de tomar decisión alguna.

 

Póliza de crédito

Los tipos que hay en el mercado

 

El mundo financiero es diverso. Tanto o más que las necesidades que busca satisfacer. Aquí también hay variedad, pues cada una está diseñada para una necesidad concreta. Por eso hay todo un espectro de opciones que se adaptan a cada caso:

 

  • Renovable: a menudo ofrecida por bancos digamos, más comerciales, su principal característica es poder utilizar los fondos y poder devolverlos según sea necesario. Como tener un paracaídas financiero que se recarga una vez utilizado, sí.
  • No renovable: la mayor diferencia frente a la anterior es que la proporcionan instituciones financieras especializadas (en financiamiento a corto plazo).
  • Garantizada: respaldada por el inventario o cuentas por cobrar. Esta ofrece condiciones favorables debido a la presencia de garantías reales.
  • Comercial: para cubrir las necesidades diarias de una empresa. La ofrecen, sobre todo, los bancos comerciales, esos que comprenden las complejidades del ciclo empresarial.
  • Rotativa: esta permite a las empresas tomar y devolver fondos de manera continua.

 

La flexibilidad de pago

 

Póliza de crédito

 

Para asegurarse de que la estructura de pagos está diseñada de acuerdo a las necesidades y ala capacidad financiera del cliente, hay que considerar varios aspectos:

1. Tasa de Interés: es un componente que afecta al costo del crédito de forma directa. ¿Y cómo es, fija o variable? ¿Y cómo puede cambiar con el tiempo?

2. Plazo del Crédito: también influye; en este caso relacionado con la devolución. Plazos más largos pueden resultar en pagos mensuales más bajos, pero a largo plazo, se puede terminar pagando más intereses. Un plazo más corto puede implicar pagos mensuales más altos, pero con menor costo total.

3. Amortización: comprender cómo se amortiza el crédito es fundamental. Algunas pólizas de crédito permiten realizar pagos únicamente de intereses durante un período determinado. Eso tiene la ventaja de que hay empresas que buscan reducir la carga inicial de pagos.

4. Flexibilidad en Pagos: realizar pagos adicionales o realizar pagos anticipados sin penalización. Eso ofrece mayor confianza y lo valoran mucho las empresas con fluctuaciones en sus ingresos.

5. Frecuencia de Pagos: algunas pólizas permiten pagos mensuales, otras pueden ofrecer pagos quincenales. Elegir la frecuencia que se ajuste mejor a la estructura financiera de la empresa puede ser determinante.

 

Preguntas frecuentes

 

¿Se puede pedir si estoy en alguna lista de morosos?

 

Si. Pero hay que entender que es común que las entidades financieras realicen una verificación en el proceso.

 

¿Cómo son las tasas de interés?

 

En general, suelen ser más altas que las de otros productos financieros, como préstamos a largo plazo. Afectan aspectos tales como la política interna de la entidad financiera, las condiciones del mercado, la situación del solicitante, etc.

 

¿Existe IVA sobre una póliza de crédito?

 

No. Este impuesto no se aplica a los servicios financieros, y eso incluye las pólizas de crédito.

 

¿Hay flexibilidad de devolución?

 

Si, pero varía según la entidad financiera, porque depende de los términos y condiciones específicos establecidos.

Póliza de crédito